Diferencias entre bonito y atún

foto de atun

Ambas especies forman parte de la familia de los túnidos, lo cual les imprime características muy similares. Sin embargo, la calidad culinaria del bonito y del atún los diferencia. Esta cualidad se refleja en el precio de cada uno en el mercado, de allí la importancia de aprender a reconocerlos.

El atún

El atún rojo ha sido desde siempre muy apreciado, adorado como objeto de devoción desde la época clásica. Tiene un cuerpo robusto y de color azulado con líneas longitudinales en el vientre. Su carne es compacta y puede llegar a medir hasta tres metros de longitud, y pesar más de 250 kilos. Los expertos recomiendan evitar el consumo de especímenes de atún de grandes dimensiones a niños y embarazadas, ya que por su tamaño tienden a acumular mayores concentraciones de mercurio.

El bonito

Por su parte, el bonito es también conocido como atún blanco y se caracteriza por su exquisito sabor y suave textura, siendo así un manjar por demás predilecto de exquisitos paladares. Se captura de forma selectiva, de uno en uno y con anzuelo para evitar el sufrimiento del pez y poder ofrecer una carne de mayor calidad. Esta especie se caracteriza por el gran tamaño de las aletas pectorales. Es una fuente rica en Omega-3.

Diferencia del bonito y el atún

Ambas especies son de carne muy cotizada y su principal diferencia deriva en el peso. Mientras un bonito del norte llega a pesar unos 20 kilos, el atún rojo perfectamente puede llegar a superar los 250 kilos. El color de la carne es muy distinta, la del bonito es ligeramente rosada volviéndose blanca al cocinarse; en cambio la del atún es roja manteniéndose de este color luego de su cocción. Para distinguir al bonito del atún, tan solo basta con fijarse en la aleta situada en la parte central, a la altura del ojo; ya que en el bonito es mucho más larga que en el atún.

 

ESCRIBE EL PRIMER COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*