Diferencias entre Libélulas y Caballitos del diablo

Hay días que se disponen para el compartir entre familia y amigos y es probable que se hagan planes para la recreación en lugares amplios donde se disfrute de la naturaleza, para despejar la mente y recargar energías para continuar con la rutina; durante ese tiempo de esparcimiento resulta común la presencia de insectos voladores, entre ellos las libélulas y los caballitos del diablo, este tipo de insectos son frecuentes en ambientes al aire libre, sobre todo en sitios con mayor presencia de grama y cerca de lugares donde hay ríos, arroyos y hasta en los alrededores de urbanismos con piscinas.

Lo cierto es que a simple vista se suelen confundir, de hecho hay quienes no conocen las diferencias entre ambos y consideran que se trata de una misma especie con diferente aspecto. Sin embargo, ambas especies pertenecen a un orden denominado Odona ta pero son parte de un suborden distinto.

Las libélulas

Son denominados científicamente como anisópteros. Son insectos de aspecto robusto con ojos grandes que ocupan toda su cabeza, su cuerpo no suele ser tan cilíndrico; sus alas permanecen en posición horizontal mientras están en reposo, siendo las alas posteriores más anchas, recorren distancias largas y pueden trasladarse a otros lugares lejos del actual.

Ahora bien, durante la caza están en constante vuelo gracias a la fuerza que le proporcionan sus alas que le permiten mantener el equilibrio.

Por otro lado, las libélulas cambian de posición durante el descanso para regular su temperatura corporal, en temperaturas frías aplanan el cuerpo para atraer el mayor calor posible y en climas cálidos levantan la cola para limitar el área expuesta a los rayos del sol.

En cuanto a la colocación de los huevos, las libélulas hembras los colocan por toda la superficie sobre el agua.  Sin embargo, se mantienen lejos de las zonas con gran volumen de agua.

Los caballitos del diablo

Se le conoce también como zigópteros. Tiene un cuerpo de forma cilíndrica con ojos pequeños que se ubican a los lados de su cabeza; durante su descanso las alas están en posición vertical y se estrecha su base, ambas son del mismo tamaño y forma lo que les permite un vuelo bajo y débil por lo que permanecen cerca de casa.

En este sentido, los caballitos del diablo cazan sus presas mediante vuelos cortos y de inmediato se vuelven a su posición de descanso, ya que la forma de sus alas hace su vuelo poco sostenido.

Por otro lado, ellos permanecen cerca de los lugares donde hay agua. Ellos colocan sus huevos dentro de las zonas donde hay plantas cerca del agua o debajo del agua.

ESCRIBE EL PRIMER COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*