Diferencias entre miedo y fobia

Todos tenemos temor a algo. Un animal, un lugar, un objeto o incluso otras personas pueden generarnos sensaciones ligadas al temor o miedo que pasa a tener otro nombre, fobia. Estar frente algo que consideramos peligroso crea ansiedad, nos obliga a estar prevenidos y hasta sentir o ver cosas irreales.

El miedo es una emoción representada por una percepción de peligro que nuestro cerebro advierte. Las fobias son trastornos psicológicos que conducen a sentir miedos irracionales ante objetos, animales o situaciones concretas.

Diferencias entre miedo y fobia

Miedo

El miedo o temor es una emoción surgida en respuesta a la sensación de peligro, sea real o no. Se dice que es una emoción primaria que aparece ante un riesgo o una amenaza y nos lleva a reaccionar en preservación de nuestra propia integridad.

El miedo es irracional y puede superarse a voluntad, es controlable por la persona. Otra característica del miedo es que es aprendido, muchas veces lo sentimos en respuesta a malas experiencias ya vividas. En el plano cultural, el miedo responde a situaciones concretas. Se puede tener miedo a la muerte o al ridículo por ejemplo. En este caso el miedo se involucra o mezcla con otros sentimientos.

Diferencias entre miedo y fobia

Fobia

La fobia es un trastorno emocional que se define como un miedo desmedido a una situación u objeto concreto. En este caso el miedo es desproporcionado, exagerado y bastante intenso. Correr y gritar al ver un sapo, por ejemplo. A pesar de que la base de la fobia es el miedo, ambos conceptos guardan muchas diferencias.

La fobia no se controla. Para tratarla es necesario someterse a un tratamiento previo, análisis y estudio del paciente. Ya sea con una medicación de ansiolíticos o con terapias de exposición, por ejemplo, se puede ayudar a las personas a superar sus fobias.

Diferencias entre miedo y fobia

Por otro lado la fobia no la aprendemos en el transcurso de nuestra vida. Simplemente se siente miedo por algo concreto sin justificación alguna. La fobia permanece latente hasta no enfrentar el objeto o situación que causa ese miedo. No se maneja de forma racional, ya que la persona siente que la domina por ser superior a su voluntad.

El miedo al igual que la fobia desata reacciones fisiológicas. El cuerpo sufre estrés por estar ante una situación u objeto que genera peligro. Sudoración, aumento de la presión arterial, dilatación de las pupilas etc. La fobia expone al cuerpo a situaciones extremas como lo son los ataques de pánico o convulsiones por ansiedad.

ESCRIBE EL PRIMER COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*