Diferencias entre separación y divorcio

Diferencias entre separación y divorcio

En el momento en el que una pareja toma la decisión de ponerle fin a su relación amorosa, generalmente existen dos posibilidades para hacer este procedimiento de una manera legal: la separación o el divorcio. Ambas puede que parezcan sinónimos a primera estancia, pero en realidad hay ciertas diferencias que nos gustaría mencionarte para que puedas saber qué decisión tomar cuando surja esta situación en tu vida o la de algún amigo.

Diferencias entre separación y divorcio

Separación

En primer lugar, la separación se refiere a la interrupción legal de la vida en común que compartan los cónyuges. Este procedimiento no se encarga de ponerle fin al matrimonio y tampoco rompe la relación matrimonial que existe entre ambas personas, por lo cual pueden seguir siendo marido y mujer.

El aspecto más característico de este proceso es que la pareja, en caso de tomar esta decisión, no puede volver a contraer matrimonio con otras personas durante la separación. Asimismo, es importante señalar que los individuos tienen la oportunidad de volver a casarse en caso de que no rompan completamente este vínculo.

Diferencias entre separación y divorcio

Otro punto importante de la separación es que se puede solicitar de varias formas. Por un lado, los cónyuges pueden llegar a una decisión en conjunto y optar por esta alternativa; mientras que, por otro lado, uno de los cónyuges puede realizar la solicitud con o sin el consentimiento del otro. Además, la pareja puede solicitar este procedimiento después de los tres meses de la boda y no es necesario explicar el motivo de la decisión.

Divorcio

Por otro lado, el divorcio es el procedimiento legal que rompe completamente el vínculo matrimonial entre las dos parejas. En este caso, los cónyuges deciden poner un fin a la vida matrimonial y se obtiene a través de una sentencia judicial.

Diferencias entre separación y divorcio

El hecho de optar por esta decisión implica que el matrimonio entre los individuos nunca haya existido y, en caso de que quieran volver a unirse, tienen que volver a casarse. De igual forma, las personas que decidan divorciarse, también cuentan con la oportunidad de contraer matrimonio nuevamente con otras personas.

Este proceso se puede llevar a cabo de dos maneras: la primera puede ser mediante la decisión en conjunto de los cónyuges y la segunda puede ser por uno de ellos, ya sea con o sin el consentimiento del otro. También es importante mencionar que en un divorcio, la decisión es definitiva y puede estar o no justificada.

ESCRIBE EL PRIMER COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*