Diferencias entre diabetes 1 y diabetes 2

Diferencias entre diabetes tipo 1 y 2

La diabetes es una enfermedad que produce descontrol en los niveles de azúcar en la sangre (glucosa). La hay de dos clases, diabetes tipo 1 y tipo 2. Durante la enfermedad se puede tener problemas por insuficiencia de la insulina o por niveles descontrolados de ésta.

Es producida por problemas en la producción de la insulina, hormona encargada de absorber el azúcar de la sangre. Es una de las enfermedades más diagnosticadas en el mundo, considerada como una enfermedad silenciosa.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1, es producida por la falta de producción de insulina en el cuerpo. La enfermedad es considerada crónica, hasta ahora no tiene cura, solo tiene tratamiento. Aparece en la niñez y la adolescencia, aunque también en los primeros años de la adultez. No necesariamente tiene un origen genético. Es diagnosticada totalmente. Aquí no se produce insulina. Este tipo de diabetes no se puede prevenir.

Diferencias entre diabetes 1 y diabetes 2

Durante la diabetes tipo 1, las células betas se autodestruyen. En consecuencia, el azúcar y otros alimentos no son convertidos en energía, necesaria para una vida normal y sana. El paciente suele sentir cansancio. Sus principales síntomas son mucha sed, boca reseca, hambre permanente, las heridas tardan para curarse, visión borrosa. El paciente se tiene que inyectar insulina de forma regular. La alimentación debe ser baja en azúcares, almidón y grasas.

Diabetes tipo 2

Este es el tipo de diabetes más diagnosticada. En este caso el páncreas produce insulina, pero la hormona no lo es capaz de procesar la glucosa. Al final se produce el hiperinsulinismo, lo cual aumenta los niveles de insulina en la sangre. La producción de insulina es insuficiente.

Diferencias entre diabetes 1 y diabetes 2

Es silenciosa, tarda en diagnosticarse. No presenta síntomas visibles y claros. Muchas personas no saben que la padecen. Aunque no se ha determinado aún, está asociada con la obesidad, el sedentarismo o algún gen hereditario. No tiene cura, pero con tratamiento adecuado puede controlarse. Es prevenible, siempre y cuando se tenga una dieta balanceada sin exceso de azúcar, almidones y otros.

ESCRIBE EL PRIMER COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*