Diferencia entre la dieta Keto y la Cetogénica

Al entrar en el mundo de las dietas bajas en carbohidratos, te encuentras con dos grandes contendientes: la dieta Keto y la cetogénica. Aunque parecen iguales, hay diferencias clave entre ambas que debes conocer para decidir cuál se ajusta mejor a tus necesidades y objetivos de salud.

¿Qué es la dieta Keto?

La dieta Keto, también conocida como cetogénica estricta, es una estrategia nutricional que promueve el consumo de alimentos altos en grasas, moderados en proteínas y muy bajos en carbohidratos. Esta distribución de macronutrientes busca llevar el cuerpo a un estado metabólico conocido como cetosis, en el cual el organismo, al encontrarse con una baja disponibilidad de glucosa (proveniente de los carbohidratos), comienza a usar las grasas almacenadas y las dietéticas como su principal fuente de energía.

La distribución típica de macronutrientes en la dieta Keto es de aproximadamente 70-75% grasas, 20% proteínas y solo 5-10% carbohidratos. Esta dieta requiere un seguimiento cuidadoso de los alimentos que se consumen, ya que un exceso de carbohidratos podría sacar al cuerpo del estado de cetosis.

¿Qué es la dieta cetogénica?

El término dieta cetogénica a veces puede causar confusión, ya que 'Keto' es simplemente una abreviatura de 'cetogénica'. Sin embargo, cuando hablamos de dieta cetogénica en este contexto, nos referimos a una versión más flexible de la dieta cetogénica, que también se conoce como dieta cetogénica "liberal" o "moderada".

En esta versión de la dieta, la distribución de macronutrientes es menos estricta. Aunque aún se enfoca en la ingesta alta de grasas y baja en carbohidratos, permite un mayor consumo de carbohidratos en comparación con la dieta Keto. En la dieta cetogénica moderada, se podría consumir hasta un 20-30% de calorías provenientes de carbohidratos, manteniendo aún la cetosis como objetivo, pero de una manera más flexible y sostenible a largo plazo.

Diferencias 

Aunque ambas dietas buscan promover el estado de cetosis en el organismo, existen diferencias significativas en cuanto a la rigidez de las pautas dietéticas.

La dieta Keto estricta requiere una monitorización meticulosa de la ingesta de macronutrientes para asegurar que los carbohidratos se mantengan bajos y las grasas altas. Esta estricta adherencia a las pautas dietéticas puede ofrecer resultados rápidos, pero puede ser desafiante mantenerla a largo plazo.

Por otro lado, la versión más liberal de la dieta cetogénica, aunque también promueve la cetosis, ofrece más flexibilidad en la distribución de macronutrientes. Esto la hace más sostenible para muchas personas, ya que permite una mayor variedad de alimentos y no requiere un conteo tan estricto de los carbohidratos. Esta adaptabilidad puede facilitar la adherencia a la dieta a largo plazo y mejorar la sostenibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir